Restaurantes

El Rincón de Poty, lugar único

Único e irrepetible, así es este sitio. Situado en un lugar privilegiado de Galicia, se encuentra una pequeña taberna de la que disfruto con pasión todos mis veranos. Os hablo del Rincón de Poty, desde hace 28 años es el punto de encuentros, de calidad gastronómica, de amistades y de buena, de muy buena gente.

Poty encarna la figura que tanto admiro, la del tabernero, esas personas con vocación de agradar, que hacen que sus clientes se sientan en casa, arropados, cuidados por un equipo, que este personaje absoluto ha sabido escoger con acierto. Todo el mundo le conoce y todo el mundo le quiere.

En el Rincón de Poty todo está bueno y sabe aún mejor, sólo las vistas ya alimentan el espíritu. Son muchos los que vienen preguntando por sus calamares, los pimientos de Padrón o por la caldeirada de raya, una receta típicamente marinera que surgió en las cocinas de los barcos que salían a faenar y que Montse, la mujer de Poty elabora como nadie en una pequeña cocina de la que no hacen más que salir platos y platos, desde la mañana a la noche. Yo os confieso que me gusta todo lo que en esos fogones se elabora.

En la terraza, debajo de una parra para protegernos del sol, marineiros, pescadores y turistas nos mezclamos para convertirnos en una pequeña familia de verano. Entre vinos de la tierra, cervezas y aperitivos cuidados por la bella Julia, la mano derecha de Poty, discurren los días y muchas de las noches del verano.

Es un lugar que emana positividad y buen ambiente. La meteorología, como casi siempre por estas tierras es el tema de conversación estrella entre turistas y marineiros. Si viene viento del norte o del sur, si llegan tormentas…en un momento se organiza una tertulia, un debate intenso o una fiesta, mientras platos llenos de nécoras, navajas y camarones salen de la cocina. Poty y mi querida Julia lo celebran todo conquistando a sus clientes.

Jacobo, Simón, Julia, Sheila, Poty y Andrea, el equipo

Con la familia del Rincón de Poty, he ido forjando una amistad que cada año consolido, pasan el verano trabajando como nadie para atender a los visitantes que allí nos concentramos. Ir a Poty es garantía de buena comida y magnífica compañía. Es ese bar del verano, que nunca se olvida. Famosos, no famosos, gentes, peregrinos, turistas… todos pasamos por el Rincón de Poty.

Mágico lugar gracias al equipo que lo hace posible.

 

 

 

4 Respuestas

  1. Olga

    Hola poty…julia…gracias x este reportaje..estoy con lagrimas en los ojos y es que has expresado exactamente lo que yo y mi familia sentimos por el rincon de poty….os queremos desde zaragoza…

  2. aguete

    Queria hacer un apunte… la foto que pone caldeirada de raya, en realidad es de una caldeirada de cazapa. Aunque parecidas, no son lo mismo…

Deja un comentario