Recetas

Tortilla guisada: receta llena de recuerdos

  • Cocina: 15 minutos
  • Cocina: 10 minutos
  • Raciones: 6 raciones
  • Dificultad: Fácil

¿Te acuerdas de las tortillas guisadas de los bares? Esos pinchos, que te servían calientes con un trozo de pan y sabían a gloria. Es una de esas recetas de los tiempos en los que las cocineras sabían aprovechar cada ingrediente, cada comida que sobraba. Pertenece al tradicional recetario de antaño y en la actualidad es difícil encontrarla. Yo hacía años que no la veía por los bares y tabernas. Os hablo de la tortilla guisada, una técnica para recuperar una tortilla de patatas que se ha quedado un poco seca.

La tortilla guisada se ofrecía en los bares, en las casas y era muy utilizada por las gentes que iban al campo a trabajar.

En Valdetorres de Jarama, en el bar restaurante “El Catalán” que este año cumple 100 años, su propietaria Montserrat Puig, continua con esta tradición tan nuestra, casi olvidada. Borda las tortillas guisadas con la receta de su abuela Amalia y las ofrece como tapa. Aquí os dejo el vídeo de la receta:

Ingredientes:

Tortilla de patatas

Cebolla

Harina

Colorante

Pastilla de caldo

Agua y sal

Elaboración:

Se pica la cebolla y se pocha con un poco de aceite de oliva, se añade la harina y se da vueltas para que se tueste, se le añade el colorante, el agua  y el enriquecedor del sabor. Se colocan los trozos de tortilla y se deja unos 5 minutos dependiendo del tamaño.

Se puede añadir guisantes.

El bar restaurante “El Catalán”, es un local centenario que ha sobrevivido al paso del tiempo viendo transcurrir las vidas de los habitantes de Valdetorres.

En sus orígenes fue un colmado, el único de la localidad, aquí despachaba Vitoriana Arroyo Rufo, tía bisabuela de Montserrat Puig, la actual heredera de un siglo de tradición y trabajo constante.

“Aquí se vendía desde un chato de vino hasta un cuarterón de escabeche”, recuerda Montse.

Su padre José Puig, conocido como el Catalán, se encarga del negocio y lo convierte en un bar.“Suelo mojado, cajón vacío” era alguna de las memorables frases de este mítico tabernero, que veía como los días de lluvia e invierno la clientela bajaba.

La filosofía del bar- restaurante “El Catalán” para continuar su andadura, se basa en dar calidad en el producto, disfrutar de comida tradicional, recuperando recetas como la de la tortilla guisada, a buen precio y sobretodo la atención al cliente, siempre con cariño.

Desde aquí les deseo otros 100 años de éxitos y recetas de siempre, que gracias a lugares como “El Catalán” no olvidaremos.

Deja un comentario