Restaurantes

Amparito Roca, puro sabor

esús Velasco ha convertido el Amparito Roca del madrileño barrio de Salamanca en uno de los lugares más solicitados por una clientela que Jesús ha sabido fidelizar, gracias a su decidida apuesta por el producto y por una cocina sin estridencias, soflamas y artificios que reivindica el ayer, pero que sabe proyectarse al futuro.

Arroz con Vieiras en el “O Noso”

Siempre que voy me cuelo en la cocina, donde Ana y su equipo preparan auténticas delicias gastronómicas basadas en el producto de proximidad, en el recetario de toda la vida y en la calidad. Todo aquí sabe a Galicia.

La caldeirada de pulpo en el Bar Playa

La calidad y la frescura de sus productos han hecho de este lugar su tarjeta de presentación, os hablo del Bar Playa, situado en un pequeño rincón de la ría de Pontevedra, un restaurante modesto, sin pretensiones donde el protagonista indiscutible es el producto.

Dabiz Muñoz es otra historia

El comensal, casi sin aliento, asiste absorto a un infinito carrusel gastronómico en el que la magia es el principal ingrediente. Jamás he asistido con tanto vértigo a un menú tan mágico, probablemente porque nunca he conocido a un cocinero que es la fantasía misma.

El Toril, un cocido de campo abierto y sabores de verdad

Una estupenda propuesta. En los días fríos de esta zona del noroeste madrileño que evoca ya La Alcarria para disfrutar de un dignísimo cocido hecho con muchas dosis de sabiduría, de ayer y de amor, que es como realmente se consiguen  los grandes y sabrosos guisos.

Casa Marcial. Veinticinco años de excelencia

Para celebrar este redondo y meritorio aniversario, Nacho ha decidido trasladar su honesta cocina a lomos de las brisas cantábricas, los sabores y texturas de los excelsos productos de su amada Asturias y el soporte de la tradición culinaria heredada de su familia y de la misma tierra en la que se cría.

Zalacaín nunca se ha ido

Renovado y con ilusiones renovadas, Zalacaín mantiene las señas de identidad que le han encumbrado por los siglos de los siglos. Un exquisito servicio y una cocina de corte clásico que no renuncia a ligeros toques de vanguardia.