Restaurantes

Atlántico “Casa de comidas”, la esencia de Pepe Solla

He disfrutado de una cena en el nuevo espacio de Pepe Solla, se llama Atlántico Casa de Comidas, un nombre que ya lo dice todo. Atlántico es la esencia de Pepe Solla, una vuelta a la tradición, al pasado.

El quería un lugar en el que visualizar la grandeza del Océano Atlántico, un espacio en el que lo que vas a encontrar es casero, cercano y rico como en una casa de comidas de toda la vida.

Solla rememora el pasado de su familia cuando sus abuelos tenían un merendero que se convirtió en casa de comidas, donde se preparaban tortillas gallegas, jamón casero y vino de la tierra que su abuelo traía en barriles.

Atlántico ofrece producto de temporada traído directamente de Galicia. Disfrute de una cena realmente agradable. El local tienen varias zonas, una de barra donde en breve los fines de semana un pulperio hará las delicias de los asistentes a la hora del vermut. Un barra de picoteo donde Solla nos ofreció una cecina con rúcula y aceite de arbequina y unos excelentes berberechos en caldo de cítricos.

Me enseño el local con una decoración cuidada y sencilla que te transporta al Atlántico con detalles marineros, con una pizarra como las que hay en las lonjas de bajura, conservas, platos y azulejos con motivos marinos.

Tiene un amplio comedor y una bodega llena de buenas referencias de vinos entre otros gallegos.

Quiere transportar los sabores de su tierra  a Madrid ofreciendo platos tradicionales, pura autenticidad, como la cacheira, huevos de corral con zorza, jureles o bonito y la costilla ibérica que os garantizo es una autentica delicia.

Para la cena nos ofreció unas navajas lima limón, un guiso tradicional de pulpo a la arosana, típico de la isla de Arosa, bonito en agridulce de pimentón, excelentes mejillones, “pura sugerencia”, como definí, con salsa verde de curry. Una sorprendente y exquisita merluza recién llegada de la lonja con queso San Simón, frutos secos y remolacha y bacalao con puerros y setas.

De segundo impresionado con la costilla ibérica, una auténtica delicia y excelente también el entrecot de vaca rubia gallega.

Al frente de su cocina esta Lucia Lema, forma parte del equipo de Solla, en el restaurante Casa Solla, con una estrella Michelin en Poio, Pontevedra. Se ha venido a Madrid embarcada este nuevo proyecto.

Hablamos de los diferentes gustos a la hora de tomar el pulpo y como trasladarlos a las preferencias madrileñas. Citando a Cunqueiro  “El pulpo debe “triscar” en la boca: nada hay más triste que un pulpo reblandecido. Tiene que tener textura casi rudeza.”

Pepe Solla me contó que  la gastronomía es igual a buen producto y a un comensal que este dispuesto a probarlo. El resto son intermediarios. El valor del cocinero se lo da el cliente. Un gran cocinero hace grandes platos y nada más.

Afirma que es gallego y se siente gallego, pero que tiene influencias en su cocina de todo el mundo, que repite lo que hacían lo emigrantes gallegos cuando volvían a su tierra cargados de nuevas técnicas y sabores culinarios traídos de Suiza o de Alemania.

Como si de un barco se tratara Atlántico atraca en Madrid con un gran capitán y buena tripulación con el objetivo de traernos los aromas y sabores del océano, le auguró y le deseo mucha suerte en este nuevo puerto.

Atlántico “Casa de comidas”

Calle Velazquez, 31,

Madrid

Reservas: 91 435 63 16

Deja un comentario