Productos

Los alimentos que nunca deberías lavar

Un equipo de nutricionistas han revelado los cinco alimentos que se consumen en el día a día y cuya tendencia a lavar es en vano: huevos, carne y champiñones, entre otros. Al lavarlos, algunos de ellos pueden perder sus nutrientes e, incluso, pueden ser inservibles para cocinarlos.

La costumbre de lavar cualquier alimento antes de ser cocinado y posteriormente servido, no solo resulta higiénico, si no que, por contra, puede tener resultados negativos. Varios nutricionistas han explicado que pasar por el grifo determinados productos puede arrebatarles sus nutrientes o lograr que no puedan cocinarse.
En el caso de la carne roja, al lavarla se consigue que “se extiendan las bacterias” de la sangre que contiene, según informa Lluís Riera, director de la consultoría española de seguridad alimentaria y del agua SAIA a la revista Clarín. Lo mismo ocurre con la carne blanca, ya que el lavado solo esparciría la bacteria que causa la gastroenteritis.

Los alimentos que nunca deberías lavar. Pixabay

Asimismo, el hecho de lavar los huevos resulta tarea inútil, según Natalia Vincent, del Nutralosophy. Su cáscara explica la experta, ya protege y separa la yema de la clara a con una fina cáscara que, “con la presión del agua, esta cutícula se puede romper, con el riesgo de generar una contaminación”, explica Riera.
Otro de los productos que añadir a la lista son los congelados, que suelen pasarse por agua para descongelarlos. Esto, en opinión de los nutricionistas, eleva la temperatura de determinadas zonas del alimento y “puede favorecer el crecimiento de microorganismos”.
Por contra, las variedades del hongo que sean “carnosas” sí pueden lavarse. Salvo que se trate de champiñones, donde puede aparecer moho tras el lavado. 
Por último, otros de los alimentos cuyas pieles suelen ser lavadas, son las frutas. Antes de pelarlas, sí es recomendable lavarlas; pero no cuando se retira la cáscara, ya que entonces se evaporan las vitaminas que contiene su jugo.

Deja un comentario