Recetas

Costillar de Ternera Gallega en adobo con pimientos de Herbón

  • Cocina: 48 horas
  • Cocina: 1 hora 30 minutos
  • Raciones: 4 raciones
  • Dificultad: Fácil

Os  dejo una receta de las que hay que compartir, costilla de Ternera Gallega en adobo con pimientos de Herbón.

Hablar de Ternera Gallega es hablar de palabras mayores. Es una carne de máxima calidad y total confianza garantizada por rigurosos controles desde que nace el ternero hasta la presentación de la carne en su punto de venta.

Cuando compréis Ternera Gallega, tenéis que fijaros en el distintivo que la identifica con la indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega, reconocida por la Unión Europea.

Lo mismo puedo deciros de los pimientos de Herbón, a los que incluso he dedicado un capitulo en el libro De las cosas del comer.

El apelativo “Pimientos de Padrón” se lleva la fama. Una fama que no es real. El auténtico pimiento de Padrón es del Herbón, el que lleva el sello de la DOP Pimiento de  Herbón. Bajo la marca “Pimientos de Padrón” se comercializa hasta pimiento procedente de Marruecos. El autentico, el original, el que se ha nutrido de la riqueza mineral de la tierra gallega es el de Herbón.

Este excelso producto originario de México que implantaron los monjes franciscanos en Galicia, allá por el siglo XVII, es una verdadera delicia.

Hoy todavía las familias que se dedican a su cultivo guardan los secretos del proceso de las semillas como han hecho desde hace tiempos inmemoriales.

Os dejo la receta:

Ingredientes:

1,5kg de costillar de Ternera Gallega con hueso (una pieza de cuatro costillas)

Pimientos de Herbón

Patatas

Para el adobo:

0,3lt de aceite de oliva virgen extra

0,1lt vino blanco D.O. Ribeiro

40 gr pimentón dulce

5gr orégano seco

5gr tomillo seco

1 hoja de laurel

Pimienta negra molida al gusto

Elaboración:

Cortamos las costillas individuales a lo largo del sentido del hueso.

Preparamos el adobo mezclando bien todos los ingredientes y lo vertemos sobre la carne, asegurando que todas las piezas quedan embadurnadas.

Lo metemos en la nevera y lo dejamos macerando al menos 24 horas, si tenéis tiempo os aconsejo que lo dejéis 48 horas.

Sacamos las costillas de la nevera al menos una hora antes de cocinarlas.

Escurrimos el adobo y hacemos de nuestro horno una improvisada parrilla.

En la bandeja del horno, colocamos unas patatas con un poco de agua en el fondo, cubrimos con la rejilla del horno y colocamos el costillar. De esta manera todo el jugo de la carne caerá sobre las patatas.

Metemos el costillar con el horno precalentado a 190-200 grados, durante aproximadamente 40 minutos, vamos observando que la carne se vaya desprendiendo del hueso.

Ha de quedar jugosa. En medio de la preparación, sacamos el costillar y lo volvemos a pintar con el adobo y le damos la vuelta.

Sazonamos con abundante sal gruesa y servimos

Acompañamos el costillar con unos pimientos de Herbón a los que hay que quitar el rabo para que no amarguen. Con el aceite bien caliente, los salteamos y sazonamos con sal gorda.

Una receta de esas para chuparse los dedos.

Productos llenos de autenticidad que espero disfrutéis

Deja un comentario