Eventos

La fiesta del pulpo de la mano de Manuel Domínguez

Que mejor que de la mano del cocinero y amigo Manuel Domínguez del restaurante Lua de Madrid, galardonado con una Estrella Michelín, transmitiros lo que es sin duda  uno de los grandes acontecimientos gastronómicos gallegos. “La festa do pulpo”, la fiesta del pulpo de O Carballiño, declarada de Interés Turístico Nacional.

Manuel Domínguez al que los amigos le denominamos como el “monologuista del pulpo” ,es de O Carballiño orgulloso nieto de pulpeiros de los que aprendió todos sus secretos y orgulloso de su tierra me cuenta la magia de una de las fiestas más tradicionales.Os dejo un vídeo para que comprobéis el ambiente de esta fiesta.

En torno al pulpo se reúnen miles de personas, en esta ocasión me cuenta Manuel que se sirvieron cerca de 70.000 kilos de pulpo servidos en 150.000 raciones, además de empanadas, carne o caldeiro, con patatas y pan de Cea, para el postre la tradicional bica, una mantecada originaria de Orense y melindres.

Un auténtico espectáculo es escuchar el sonido de las tijeras de las pulpeiras cortando con maestría kilos y kilos de pulpo para los asistentes al evento. Cuentan que el mejor pulpo de Galicia no se toma en la costa, es aquí, en el interior donde son maestros en su preparación.Hay que ablandar su carne, a veces se congela unos días antes con el objeto de ablandar el nervio, otras es golpeado varias veces contra una superficie dura.

Se prepara en calderos de cobre y buscado su punto de cocción, se corta con tijeras, se coloca sobre el plato de madera en el que se sala, se le añade el pimentón y el aceite. Y se come siempre con palillos.

La historia de como el pulpo llega desde la costa al interior se remonta al siglo XII cuando los frailes de Oseira recibían este producto como diezmo. En la costa no se consumía pulpo y los frailes lo llevaban hasta el interior para dar de comer a las gentes más pobres. Poco a poco los frailes descubren la exquisitez de este producto gracias al buen hacer de las pulpeiras.

Esta fiesta se celebra por primera vez en 1964 cuando un grupo de amigos decide preparar una pulpada en el bosque.

Hoy es uno de los grandes acontecimientos del verano gallego, una fiesta de amigos, de familias, de emigrantes que vuelven a su tierra por unos días cargados de morriña, amenizada por el sonido de las gaitas, protegidos por la sombra de imponentes robles gallegos y disfrutando de uno de los manjares de nuestra gastronomía.

Deja un comentario